Mein Engel über den Himmel ~ IV. “La Cacería”. (cont.)

XLIV. Escrito el pecado en la piel.

   La presencia de los Seis comenzaba a ser del dominio público, todos los reportes extraños y relatos fantásticos que hablaba la gente corrían por las calles de tal manera que incluso los agentes de la Asamblea no podían retenerlos, aún entre ellos, porque a su vez sabían que faltaban dos por llegar, y eso les preocupaba; habían pasado ya dos semanas desde el último incidente con Shair y todo, aunque tenso comenzaba a estabilizarse. Sin embargo dos días antes se había reportado una extraña actividad de luces fétidas sobre el otro lado del valle, justo como la última vez pero nadia había ido a investigar; la guerra se acercaba y todos temían lo peor: por un lado el terror interno sobrenatural que asechaba dentro del pueblo y por otro lado la locura de enfrentar una guerra a escala mundial. El pueblo había sido fundado como un santuario políticamente neutral protegido por la Asamblea, siendo asignado el superintendente Marcovick para hacerse cargo de la administración de la “reserva”, aunque eso no evitaba que las personas se sintieran inseguras a pesar del Toque de Queda y la constante marcha de fuerzas especiales. Por otro lado los Hammers se habían visto ya enfrentados con Leila y Errem, logrando ahuyentarlos de la Colina de los Vientos en distintas ocasiones, provocando las sospechas de Inka y Shiratsu sobre sus interés en la mansión Engelberg- “Es como si quisieran entrar a la fuerza“. Casi no podían dormir y el horrible clamor nocturno del viento golpeando los árboles no ayudaba. Por momentos sentían deseos de abandonar, ya que esa extraña sensación nauseabunda que los acosaba cada que se acercaban demasiado a la casa era cada vez más fuerte. Pero tenían ordenes de permanecer ahí a toda costa y finalmente no tenían muchas opciones. Sabían que la casa era peligrosa, y dada su inusual protección sentían al mismo tiempo una gran curiosidad de siquiera conocer a quien vivía ahí dentro. “La última descendiente de su estirpe, de esa horrible familia…” De repente, se escuchó a lo lejos un grito de una mujer, proviniendo desde dentro de la casa, todos dejaron sus puestos para mirar fijamente como sobre la colina se extendía un haz de luz que se doblaba sobre sí mismo.

*

   Hacía mucho tiempo que Nadia no subía a esas salas oscuras y olvidadas, iba acompañada de una vieja polilla que terminaría perdiéndose más tarde, indudablemente para encontrar su muerte en total oscuridad. Tras caminar unos minutos encontró en el suelo el cuerpo de Christine; estaba inconsciente y con la ropa rasgada; después de comprobar su respiración, la levantó cuidadosamente entre sus brazos y la llevó cargando hasta su habitación, su cuerpo era sorprendentemente liviano y no le costó mucho esfuerzo colocarla en su cama. Después de contemplarla unos momentos descubrió que en su piel había unas marcas rojizas y al seguir explorándolas hizo una mueca, decidió entonces investigar más. Lentamente le quitó lo que quedaba de ropa notando que las marcas parecían ser más letras que rasguños y eso comenzó a preocuparle. Entre murmullos Nadia escuchó decir a Christine que había visto algo. “Mis instrucciones fueron claras, y desobedeciste sin pensar en las consecuencias, guarda silencio, te preparé un baño caliente.” Se levantó dejando a Christine recostada en su cama, vestida solamente con la luz que entraba suavemente por la ventana. Y con los ojos entrecerrados notó una presencia extraña dentro de la habitación, de pie justo al lado de Nadia. “Me ha seguido hasta aquí… ¿quién es?

Es tu castigo por haber tomado la decisión incorrecta.- Dijo Nadia molesta mientras abría la llave de agua caliente. –Pero no hay pecado imperdonable, ahora relájate, voy a arreglar esto.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en enero 2, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: