Mein Engel über den Himmel ~ IV. “La Cacería”. (cont.)

XLIII. El libro y el hexágono.

  Lucius llevaba sentado ya quince minutos antes de atreverse a preguntar algo, sus palabras se entrecortaban y no encontraba el modo adecuado de entrevistar al viejo Meier, quien de alguna manera ya se anticipaba lo que venía, y tal era su perspicacia que incluso se había tomado la libertad de buscar previamente algunos documentos que justificaran lo que sea que intentara explicar.

¿Sabe? No me fue sencillo venir hasta aquí. Escabullirme en el Toque de Queda resultó ser más complicado de lo que esperaba, aunque debo decir que el principal obstáculo fue mi hermana; desde aquel incidente en el granero ya no ha sido la misma. No ha salido de la casa para nada y solo se la pasa rezando o leyendo la Biblia. Me preocupa demasiado, lo que dice que vio no es fácil de explicar. ¿Un Espantapájaros andante? Al principio dijo que se trataba de un viejo vagabundo pervertido que la acosó en el granero, pero ha ido cambiando la versión ¿Qué cree que haya sido, señor Meier? ¿Será uno de esos Intrusos, de los que han hablado?– Meier encogió los hombros y luego de un descanso tomó en sus manos un viejo y pesado libro sobre la mesa, tan cubierto de polvo que ni siquiera de podía distinguir el diseño de la portada, sus hojas eran apergaminadas, amarillas y frágiles.

-Todo lo que necesitas saber, muchacho. Está en este libro. Esos Intrusos que nombras son el reflejo de la calamidad misma,aunque nosotros los llamamos…

-Los Seis. Escuché que Nadia se refirió a ellos de esa forma. Marcovick lo confirmó de alguna manera ¿Quiénes son ellos? ¿O qué son? Dígame.

-Los Seis Apóstoles de la Destrucción, normalmente conocidos como Los Seis. Dime algo, muchacho ¿Crees en Espíritus, Demonios u otros seres sobrenaturales?

-No solía hacerlo, pero desde que vi esa extraña criatura, aquella noche de las luces, ya no estoy muy seguro…

-Bueno, Los Seis son algo así como el Santo Grial de todos los cazarrecompenzas, La Asamblea misma ha estado persiguiéndolos desde la Edad Media. No se sabe con exactitud su naturaleza, ya que su origen se remonta a varias leyendas e historias arcanas de diferentes religiones y tradiciones orales, que puestas a comparación, coinciden en que son entidades muy antiguas, probablemente malditas y al mismo tiempo, demasiado poderosas. Los mitos dicen muchas cosas sobre ellos, a veces llegando a contradecirse demasiado. Lo único que se sabe realmente es que son Seis y siempre van acompañados del caos y el mal augurio por donde sea que pasen.- Meier abrió el enorme libro que tenía enfrente, y estuvo buscando durante unos minutos hasta que al encontrar lo que necesitaba, le hizo una seña a Lucius para que se acercara, le mostró una ilustración descolorida pero intrigante: una figura hexagonal rodeada por seis figuras triangulares que aparentaban ser humanas, con las manos dirigidas a la figura principal. Dentro del hexágono central estaban unas runas indescifrables sobre la cabeza de lo que también parecía ser una persona en una posición muy dramática. Los triángulos descansaban 3 a la derecha y 3 a la izquierda, sobre el hexágono había otras runas y en la parte de abajo otra figura de similar apariencia a los tres triángulos solo que invertida y con las manos hacia los lados. El resto de la imagen era confuso, colores pardos y letras extrañas. En el pie de la imagen decía “Fig.1 “Descripción temprana del Ritual de Sanación de los Seis Apóstoles de la Destrucción.

-“Ritual de Sanación”… ¿A qué se refiere con eso? No entiendo mucho pero me imagino que estas seis figuritas son nuestros Apósoles ¿Pero las otras dos? La del centro y la de abajo… 

-No estoy seguro, las runas son antiguas y no he traducido todo el texto, pero por lo que entendí, Los Seis están interesados en esta figura central, tratando de liberarlo. Parece ser que esa persona o entidad es de suma importancia para ellos, y probablemente se encuentre en algún lugar de este valle, por eso es que están aquí.De la figura inferior no estoy seguro de qué represente, tal vez un sacrificio o simplemente algún hechizo. Lo que sea que sea, es algo peligroso, Lucius. Y temo decir que el peligro está más cerca de lo que creemos.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en noviembre 25, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: