Mein Engel über den Himmel ~ IV. “La Cacería”. (cont.)

XXXVII. Intriga y decepción.

   Con hoy, hacían ya dos días Marcovick se había quedado en el pueblo, aplicando presión a los medios y tratando de poner orden al caos moral y popular que recorría todo el valle. Se redactaron los obituarios de las víctimas del tiroteo y se les dio sepultura en el cementerio del norte, solo sus familias directas fueron, tanto era el terror de ese lugar que ni siquiera estaban seguros de querer enterrarlos ahí, pero no había otra alternativa, pues era el único cementerio con espacio disponible para tantos servicios al mismo tiempo. Durante el sepelio se hizo notar la ausencia de un párroco, el vicario que residía en la iglesia había muerto hace dos años y no se había realizado ninguna transferencia desde entonces, además, dados los incidentes misteriosos que ocurrieron hace poco, la iglesia estaba vacía, nadie se acercaba ni para asomarse por curiosidad, aún estando a un costado del panteón. Las palabras oficiales fueron dichas por el Superintendente en compañía del cuerpo policial evitando extender su tiempo y yendo al punto. Cuando todo terminó, las familias se fueron mientras que Marcovick, rezagado hizo notar al Capitán una presencia del otro lado de la cerca, en el patio trasero de la capililla; con arma en mano siguieron el rastro de esa extraña visita hasta que se toparon con un muro sólido y alto, sin indicios de que alguien hubiese pasado por ahí, así que dieron media vuelta y regresaron al camino. La iglesia era un lugar bastante desolador con amplios corredores y profundos ángulos oscuros que a la par de la roca fría, daba una sentimiento de olvido e intranquilidad; desde que fue abandonada nadie volvió a entrar ahí hasta que Stern junto a un equipo entró a investigar finalmente, pero sin resultados favorables. Ahora que ya ni mantenimiento recibía, daba una impresión peor. 

-¿Qué fue lo que vio Señor? ¿Había alguien ahí?

-Me pareció ver una persona a lo lejos, asomando la cabeza en aquella esquina, pero no encontramos a nadie…

-Es extraño, durante el funeral me dio la sensación de que alguien nos miraba desde adentro de la iglesia, obviamente no vi ni dije nada para evitar que cundiera el pánico en las personas, ya han recibido demasiada información terrible últimamente.

-Sí, también sentí lo mismo, pero no había nadie… y ahora con lo que acabo de ver no dudo que algo este pasando ahí dentro ¿Echamos un vistazo? Podría ser que Yelena se esté escondiendo ahí.

-Es una posibilidad, entremos.

   Aunque alguien se esforzó mucho por cerrarlo, el portón se encontraba forzado, con su cerradura violada aparentemente a hachazos, con un empujón se abrió gimiendo y levantando una capa de hojas secas que se habían acumulado extrañamente en su interior. Ya no había velas encendidas así que la única luz que había dentro era la de los ventanales y eso daba un aspecto terrorífico al lugar. Los dos caminaron unos pasos hasta encontrarse con unas latas vacías, alguien había estado alimentándose ahí, más adelante encontraron unas cortinas usadas como sábana y más latas. Un ruido se escuchó a la altura del altar, revelando una figura homógenea que estaba de pia detrás del retablo, en eso algo corrió detrás de ellos y apuntándolo con su pistola Marcovick gritó “¡Alto ahí!”, entonces esa persona se agachó de rodillas cubriéndose la cabeza.

-Por favor no me maten, prometo que no he robado nada de aquí solo he estado durmiendo, por favor…

-¿Quién eres tú y por qué estás aquí?- Preguntó nervioso el Capitán.

-Me llamo Heinrich Poppe, vivía con mi familia en la calle Winters, pero mi esposa me echó hace dos días. Por favor no le digan a nadie que estoy aquí, no me maten, solo busco refugio.

-¿Heinrich Poppe? ¿Tú trabajabas con Blažej Kostka en su viejo pub, no es así? Tuve varias quejas sobre tus impertinencias alcohólicas hasta que de pronto desapareciste, se creyó que alguien te había pegado un tiro. Así que te echaron ¿Eh? No me sorprende. Señor Marcovick, le pido una disculpa, al parecer era este pobre infeliz quien había estado viéndonos… ¿Señor? ¿Me escucha?- Marcovick mantenía su mirada de nuevo sobre el altar, tratando de buscar algo que había estado ahí, giró la cabeza y dio media vuelta a donde estaba el capitán.

-Dígame, señor Poppe. Sabe por qué la iglesia está abandonada ¿Cierto? 

-Sí, algo escuché sobre una vieja loca que dijo haber visto al diablo aquí adentro, o algo así. Pero yo no he visto nada, aunque ayer en la noche escuché el viento colándose por las ventanas de la cúpula, pareciera como si fueran suspiros o murmullos. Yo no creo en todas esas tonterías que han estado diciendo, no he visto nada, pero no me siento muy cómodo aquí, es como si alguien más estuviera aquí adentro, de hecho pasada esta noche pensaba irme de aquí.

-Deberías regresar a tu casa, cobarde, y revindicarte. No estás en el pueblo para holgazanear y desperdiciar tu vida ¿Sabes? Si no vuelves hoy con tu familia regresaré por tí y te meteré a prisión ¿Entendiste?

-Sí señor, entiendo. Después de todo, haber saltado por la ventana solo hizo que me lastimara el tobillo, además la comida se me está terminando, solo traje lo que pude cargar de la alacena en mis manos, regresaré la cortina y también…

-¿Ventana? ¿Entraste por la ventana?

-Sí señor, admito que fue muy siniestro pero de haber sabido que la puerta estaba abierta, no habría tenido que verme como un bandido.

-Entonces la puerta ya estaba abierta… interesante. Capitán, vayámonos de aquí, perdemos tiempo. 

-Si Señor, además hoy en la mañana recibí noticias de la chica sobreviviente del tiroteo, parece que ya despertó. Apuesto a que necesitamos hacerle una visita.

-Sin duda alguna, capitán, sin duda alguna.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en agosto 24, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: