Mein Engel über den Himmel ~ IV. “La Cacería”. (cont.)

XXX. Un pensamiento más allá de la desesperanza.

   -Christine, quisiera que te sinceraras conmigo ¿Sabes? Es de vital importancia tu colaboración. Cuando te encontramos, estabas encerrada en el apartamento de Yelena, dices que fue ella quien te encerró, sin embargo no encontramos nada obstruyendo la puerta desde afuera ¿Podrías explicarme eso?

   -No sé exactamente qué explicar. Todo ha sido muy extraño, ayer por la noche vi unas luces extrañas en el cielo, exactamente como aquella vez, hoy cuando quise salir del apartamento no pude abrir la puerta, no iba a salir por la ventana, es un tercer piso. Mire, no sé qué está sucediendo pero el comportamiento de Lena es extraño; nunca vi siquiera que se enfadara, era amable con todos y sí, un poco excéntrica pero nunca tuvo una actitud violenta, odiaba las discusiones.

   -Es sin duda extraño, pero eso no la redime de sus actos esta mañana. ¿Me repites lo que decía esa nota que encontraste, antes de darte cuenta que no podías salir?

   -La tengo aquí en mi bolsillo… debo decir que es algo muy personal, pero si de algo le ayuda a resolver esto… en fín, dice:

   “Chris, sé que no me amas como yo quisiera, pero no te odio ¿Recuerdas la caja negra que encontraste hace dos días? La grande que no te dejé abrir porque era algo secreto y personal. Dentro de ella guardo algunas cosas de mi pasado, incluido un revólver que probablemente ya esté usando para cuando leas esto. Acabaré con tantas vidas como sea necesario para saciar mi amor prohibido, así tenga que conseguir más armas. Porque ya nada me importa, tengo una misión que cumplir y eres una distracción. Te amo. Lena.”

   Tan pronto como Christine terminó de leer las últimas tres palabras, soltó el llanto más desalmado que jamás pudo haber tenido. No tenía idea de qué hacer en estos momentos, se sentía sola, devastada y traicionada ¿Qué podría hacer? ¿Buscar a Lena? ¿Salir del país y buscar a su madre? ¿De qué serviría? Su madre también le había mentido. La ira interior de Christine iba acelerando su ritmo poco a poco. Después de que Stern le acercó un pañuelo hizo una petición. –Lucius, quiero a Lucius por favor, que venga.- ¿Por qué no a los Schneider? El Capitán sabía que ella era muy apegada al joven VanFleet, pero ¿es que acaso no sentía ninguna clase de empatía por sus tutores? No habían contestado el teléfono desde hace ya varias llamadas y eso era preocupante. En la mente de Christine probablemente no había nadie en quien confiar y eso lo sabía Stern, por eso tomó la última oportunidad para ayudarla, aceptando llamar a Lucius a comparecer. Tal vez eso ayudara a hablar mejor a Christine, si necesitaba sincerarse con alguien, y sabía que podía confiar en él.

   -De acuerdo, llamaré a VanFleet, si eso te hace sentir mejor. Mientras tanto piensa en la nota ¿Qué había en la caja negra? Me imagino que fuiste a verla luego de leer eso ¿no? ¿Cosas de su pasado? ¿Una misión qué cumplir? ¿Crees que Yelena sea una espía o algo por el estilo?

   -No vi nada, luego de la nota quise salir, hice todo lo que pude pero la puerta no se abría, por más que grité nadie me escuchó, todo el tiempo estuve acurrucada frente a la puerta hasta que llegaron a abrirla con un golpe– Christine señaló su costado izquierdo resaltando una mancha purpúrea en su hombro, que fue en dónde le cayó encima la puerta. Stern se cercioró de que no fuera una herida severa, entonces caminó hacia el teléfono y buscó el número de la panadería de los VanFleet, esperando comunicarse con Lucius. Mientras tanto, Christine se secaba los restos de lágrimas con sus mangas, dejó la nota de Lena sobre el escritorio y caminó a la ventana. El día iba muriendo y había dejado de nevar.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en julio 7, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: