Mein Engel über den Himmel ~ III. “El Umbral”. (cont.)

XXVI. La historia de los Santos.

   –¿Sabes? De donde yo vengo existen viejas leyendas sobre puertas mágicas que llevan a diferentes mundos. Portales maravillosos que pueden traer y llevar seres de un lado a otro en cuestión de segundos. Entre esas leyendas recuerdo una en particular que se llamaba El Cazador y la prisión de cristal, te la voy a contar:

   “Hace mucho tiempo, antes de que el hombre comenzara a caminar en dos piernas, en el mundo habitaban los Espíritus Ancestros, viejas y sabias entidades que poblaron el mundo antes de que el tiempo fuera calculado por el paso del Sol. Su reinado era pacífico y armonioso con la naturaleza. Todos los animales, las plantas y los elementos estaban de acuerdo. El balance en el que todos vivían era producto de su bondad y sabiduría, sin embargo, de entre todos había un Espíritu Maligno que siempre causaba problemas los cuales apelaba a su aburrimiento y ansiedad, sin embargo sus fechorías llegaron a ser tan imperdonables que los demás espíritus decidieron capturarlo para así evitar que continuara aterrorizando a los mortales. Así que lo atraparon en una prisión de cristal de donde no podría salir a no ser que se arrepintiera de sus obras y enmendara sus errores. Pasó tanto tiempo en soledad que día y noche maldecía a sus captores, y así fue llenándose de ira cada vez más, y cada vez más se llenaba a sí mismo de rencor. -“Mis amores, mis cautivos…” -Gritaba- “…¿Cuándo entrarán en razón si no es ahora, mi nombre prevalecerá después del suyo, y siempre así será”- les decía todas las noches mientras el sol de ponía sobre el descanso del umbral, justo en el crepúsculo cuando no había ni luz ni oscuridad, ni día ni noche. Pasó más tiempo, tiempo en que los Espíritus iban decreciendo, el hombre había crecido y su gobierno sobre la naturaleza se transformaba en tiranía; entonces, de una mujer nació un hombre, y ese hombre se convirtió en cazador, entonces dio sitió de la prisión de cristal, el viejo Espíritu Maligno habló con el hombre y le prometió riqueza si le dejaba salir, si podía romper su prisión eterna de cristal, el hombre dudó y maldijo cuando se vio incapaz de deshacerse del poderoso sello que escondía al Espíritu.  Entonces fue por ayuda; de camino se encontró con una mujer que criaba águilas, quien por ser astuta tal vez descifraría cómo abrir el sello pero no pudo, entonces fue por un viejo sacerdote para solicitar su sabiduría pero tampoco pudo, entonces decidió buscar al bandido más habilidoso de todos, aquel que se decía podía abrir cualquier cosa pero fue inútil, cansado fue a una aldea y se emborrachó hasta perder el control y le contaría sus penas a una prostituta de quien se enamoró, ella le dio la idea de buscar al hombre más fuerte del mundo para romper ese cristal, pero cuando lo encontró no pudo siquiera astillarle con sus mazos. Todos juntos, entonces fueron a buscar a la mujer más sabia del mundo y cuando la encontraron se sorprendieron al saber que ella conocía el secreto para abrir la prisión del Espíritu, el cazador descansó confiado y durante la noche los demás abrieron la prisión sin él, cuando el Epríritu Maligno salió lo primero que hizo fue matar al cazador robándole su nombre, pero recompensó a los demás por su valentía y dedicación. Sin embargo, los Ancestros que aún moraban en el mundo se enteraron del suceso y les maldijeron a todos haciendo que olvidaran sus propios nombres convirtiéndose en monstruos y enviándolos a diferentes partes del mundo a cumplir una condena de miles de años, sin embargo el Espíritu Maligno hizo un pacto con ellos jurando regresarles sus nombres si le ayudaban a cazar y destruir a todos los Ancestros. Pero los Ancestros eran astutos y para evitar la amenaza decidieron crear puertas a lo largo del mundo para escapar del mismo, ocultándose en diferentes portales invisibles que ningún humano o monstruo podrían ver, y desde el otro lado observaban a las personas y veían con tristeza cómo ellos mismos destruían su propio mundo, a veces interviniendo, a veces nada más contemplando…”

   –¿Y qué sucedió después?

   -No lo sé, ahí acaba la historia que me contaron Christine, pero hay diferentes versiones, unos dicen que el Espíritu Maligno se comió al cazador adoptando su forma para esconderse de los Ancestros, mientras que los demás al convertirse en monstruos juraron destruir el mundo si se volvían a encontrar en venganza de su amo, el nuevo Cazador. Otras versiones dicen que no eran seis personas a las que recurrió el cazador original, sino siete. Otros dicen que era una cazadora… otros incluso dicen que el espíritu fue destruido y que esas personas ayudaron al mundo convirtiéndose así en santos y benefactores…en fin, todos lo cuentan como mejor les parece ¿no crees? Esta versión es la que más me gusta. ¿Qué te pareció?

   -Es una historia muy interesante Lena, pero no entendí una parte ¿Por qué el espíritu maligno mató al cazador?

   -Bueno, el cazador era egoísta y se valió de las habilidades de otros para su propio beneficio, además para bien o para mal, se trataba de un Espíritu Maligno, no puedes engañar a uno ¿Sabes?

   -Supongo que tienes razón… pero luego hablamos de eso ¿De acuerdo?. Ya apaga la luz, quiero dormir.

   –Buenas noches.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en junio 15, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: