Mein Engel über den Himmel ~ III. “El Umbral”. (cont.)

XVII. Luces de noche.

  El murmullo de las personas molestaba a Christine mientras caminaba por la avenida principal rumbo al cuartel de la policía, se habían cumplido dos semanas ya de haber estado visitando la casa Engelberg; naturalmente el pueblo no tardaría en enterarse sobre las misteriosas actividades de la joven luego de asistir al colegio. Nada se escapaba de los ojos inquisidores de las personas que vivían en esa amalgama desnuda de secretos que era el pueblo. Los Schneider habían demostrado su desapruebo de las acciones de Christine, consideraban que la Colina de los Vientos un lugar peligroso y mas aún la mansión Engelberg, de donde se hablaban cosas terribles, aunque no podían evitar mostrarse sorprendidos de saber que la muchacha había estado reuniéndose con Nadia Engelberg, la última descendiente de la familia y heredera absoluta de un misterioso imperio que involucraba una historia de escándalos y atrocidades desde hace ya un par de siglos.  Stern lo sabía, en su poder se encontraban documentos prohibidos del uso general sobre todo lo que ocurrió en la casa y era natural que sintiera una inefable curiosidad sobre saber qué es lo que Christine iba a hacer con Nadia, sobre todo conociendo su particular rechazo a la sociedad y bien conocido aislamiento; el Capitán sabía que dicha reclusión no era del todo voluntaria, si bien ella evitaba todo contacto humano per se Stern sabía de una orden secreta expedida por la Asamblea para no permitir que Nadia saliera de la casa ¿Por qué? La Asamblea no se había tomado la molestia de explicarle al Capitán sus razones, incluso Marcovick se negaba a hablar del asunto. No faltaban razones para que Stern mandara llamar a Christine para entrevistarse con él en privado.

   Cuando Christine entró al despacho de Stern no pudo evitar percatarse de la cantidad tan grande de papeleo que se encontraba en todas partes, el tablero de llaves estaba casi lleno y había tres tazas vacías en su escritorio. No podía evitar sentirse molesta por lo que sucedía, como si hubiese cometido un crimen y sabía que eso no era cierto. Cuando Stern comenzó a hacer las primeras preguntas ella se relajó un poco, al saber que no era una entrevista agresiva como pensaba, sino que el mismo oficial se sentía curioso de lo que sucedía. Le explicó brevemente lo que significaba esa casa además de un poco de la historia de Nadia, resaltó los rumores que corrían en el pueblo confirmando que solamente eran eso: rumores, y que no había nada comprobado hasta la fecha.  Era natural su preocupación en el asunto.

   –Esa casa ha sido el origen de muchos miedos existentes en el pueblo, sin embargo, Nadia no es una mala persona, la conozco desde pequeña y sí, tiene una personalidad muy enigmática pero en el fondo yo sé que es una buena muchacha. ¿Tú cómo lo has percibido?

   –Es una buena persona, bastante tímida pero muy amable– (¿Amable? Eso era una sorpresa para Stern, después de haber experimentado su horrible frialdad cuando encontraron el cuerpo frente a su casa).

   –No tomes esto como un regaño y mucho menos como un castigo. No estoy aquí para juzgarte, al contrario, si tienes oportunidad de seguir yendo a visitar a Nadia hazlo. A veces pienso que esa pobre muchacha lo único que necesita es algo de compañía, no ha salido de ahí en años (…) No obstante, me gustaría saber si tienes la disposición de mantenerme al tanto de lo que sucede dentro de esa casa y con ella. Ella ha evitado todo contacto humano y francamente me sorprende que te haya dejado pasar sin ningún problema, incluso a mí se me ha negado el paso. Por eso te pido de favor que me comuniques sobre cualquier cosa que pase. ¿De acuerdo?

   -Muy bien, solo quisiera resaltar una única condición: no sé qué tan complicado sea que se evitara la agresión social que me están haciendo pasar todos en el pueblo. Creo que eso es lo que me ha identificado con Nadia: el aislamiento.

  -Por supuesto, haré todo lo que pueda para ayudarte. Lo prometo. Recuerda que puedes acudir a mí cuando lo necesites y por supuesto para comunicarme lo que sucede.

  -¿Seguro que no existe otra razón detrás de todo esto? Sin duda es una situación muy extraña.

  -Es curiosidad, he estado siguiendo el caso de Nadia desde que murieron sus padres, es un asunto muy delicado, en cierta manera me siento responsable de ella a pesar de que sea mantenida y frecuentada por su tío. (La verdad es que Stern había recibido una nota de Marcovick dando indicaciones de que Christine estaba autorizada a entrar a la casa, la Asamblea ya sabía todo al respecto y aparentemente se mostraban interesados en la interacción de esas dos muchachas. De nuevo, sin explicar nada al respecto.)

   Dudosa, Christine aceptó la encomienda y aunque no estaba del todo confiada, sabía que el Capitán tenía fama de ser una ayuda providencial, así que decidió dejar sus dudas aparte y continuar con lo acordado. Tal vez, ella podría ayudar al Capitán a comprender mejor la situación de Nadia y tal vez ella pudiese de alguna forma re integrarse a la sociedad, aunque por momentos pensaba que tal vez no fuese una buena idea. Además, sintió curiosidad de hablar con ese tal Jon Meier, que de alguna forma siempre salía a tema cuando se hablaba de la soledad de Nadia, tal vez él pudiera darle algunas respuestas.

   Cuando salió del cuartel, Christine se topó frente a frente con Lucius VanFleet con una expresión curiosa en sus ojos. La tarde caía y las aves comenzaban a desaparecer en el cielo, el toque de queda voluntario del pueblo se encendía casi al mismo tiempo que el alumbrado público dejaba mostrar sus luces partiendo la nebulosa oscuridad azul que cobijaba lentamente al pueblo.

~Katzenberg.

~ por Katzenberg en marzo 25, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: