Mein Engel über den Himmel ~.I “Sueños lúcidos” (cont.)

III. Historia de una lechuza.

   No todas las noches eran acogedoras como esta, naturalmente tal gusto incitaba a dar un paseo por los inmensos jardines de esa casa solitaria en la colina; la lechuza jamás había estado ahí, solo la conocía de paso y también por los rumores que le llegaban en ocasiones. Todos decían que era una casa abandonada, que era difícil encontrar alimento pero la lechuza se sentía curiosa por averiguar si era cierto eso, así que se acercó lo suficiente sobrevolando el terreno, los muros gruesos y pesados que circundaban el jardín, los árboles que cuidaban del mismo donde incluso llegase a ver otras aves, posiblemente ya establecidas en ese lugar, esto alertó su competitividad mientras un simple silogismo acariciaba su mente: “…si hay aves viviendo en esos árboles, naturalmente debe haber comida cerca”. En realidad no sabía qué significaba eso, más que nada se trataba del instinto que la llevaba cada vez más cerca a ese extraño lugar. Una vez que se acercó lo suficiente echó un nuevo vistazo, solo por precaución ya que al parecer las otras aves habían desaparecido de su vista lo cual sin duda le pareció extraño, aunque su distracción salió a flote cuando de lejos logró captar el débil aleteo de una polilla (últimamente las polillas habían sido su principal fuente de alimento, dada la escasez de ratones debido al invierno, así que más que gusto, se veía forzada a alimentarse por necesidad aunque fuese un bocado pequeño), sin dudar emprendió la picada y se abalanzó contra el insecto atrapándola tan rápido que ni tiempo le diera de pensar qué le había sucedido, después de unos segundos, ya no tenía necesidad de pensar en nada, solamente contemplaba cómo el tiempo se detenía y cada vez le perdía el sentido a todo, tal vez en algún momento llegó a cuestionarse el por qué el proceso de muerte tenía que ser demasiado lento sobre todo si fuese en un par de segundos lo que tardaría en ser devorada.

   Ya habían pasado algunos días desde que la lechuza llegó ahí, instalándose cómodamente en una se las ramas más cercanas a una ventana donde podía verse hacia dentro de la casa, no era de sorprenderse que ese lugar le interesara, pues la casa aunque pareciera abandonada en realidad mostraba una gran actividad y tal vez, en algún momento juraría haber visto a alguien caminando por los pasillos pero eso no era de su incumbencia. Realmente lo único que le interesaba era alimentarse y tal vez saber por qué abundaban las polillas, es como si se tratara de un paraíso para lepidópteros nocturnos (principalmente, pues no recordaba haber visto alguna mariposa durante el día) y claramente era algo que captaba mucho su interés, sin embargo no todo andaba bien,  ignoraba que en esa casa había reglas, reglas estrictas y morales sobre el comportamiento alimenticio; un sistema perfecto donde el ciclo natural había sido alterado para sobrellevar una supervivencia equilibrada entre todos los residentes y eso era algo que aun no sabía la lechuza, tampoco sabía que había sido responsable de una cacería alarmante de polillas sin tomar algún tipo de responsabilidad. Y desde su rama adoptada contemplaba como el invierno castigaba a los árboles y en su sueño de madrugada tal vez jamás se hubiese dado cuenta que no se encontraba sola, su pereza derivó en un dolor áspero en el costado y después en la base de su cabeza. La cara de la luna se asomaba burlonamente mientras que un extraño sueño invadía a la lechuza con un manto rojo, como si todo sucediera de una manera muy pesada e insoportable pero curiosamente relajante, cuando cerró sus ojos se dio cuenta que en realidad, el proceso de muerte sucedía demasiado lento.

~Katzenberg

~ por Katzenberg en enero 5, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: