Mein Engel über den Himmel ~ “Sueños lúcidos”

I.Nadia

   Hacía ya varios días que se despertaba a la misma hora de la madrugada, su memoria al momento de levantarse solo podía retener fragmentos de un sueño que igual, venía arrastrándose de ella todo ese tiempo, era como si ese extraño sueño hubiese sido programado en su mente de un momento a otro, como una secuencia indómita o una mancha indeleble, o incluso un estigma, aunque en realidad no solía darle mucha importancia a pesar de lo extraña que fuera su situación. Su vida era así, rutinaria y sencilla, solamente vivía, dormía, leía y estaba, no sabía hacer nada más.

   Con un profundo suspiro Nadia se incorporó suavemente en el borde de la cama y miró al techo de la habitación, en realidad no sabía qué tan vieja era la casa, su padre le había dicho que fue construida por sus abuelos alrededor de 1700 y sí, la mansión era un cacharro viejo de otra época, a veces pensaba que era como una especie de artefacto cíclico, todo en esa casa sucedía por una rutina y esa rutina era como una rueda que giraba siempre en una misma dirección, siempre al compás de un reloj interno, un reloj extraño que no marcaba el tiempo y todo estaba en su lugar tal cual se había dejado tantos años atrás. La mansión estaba vieja y cansada, en ocasiones se le escuchaba lamentarse, suspiraba al ritmo de las nubes, se hinchaba y lloraba. Nadia sabía que la casa estaba viva y que se alimentaba de ella; por momentos pegaba su oído a la pared y escuchaba su respiración, una profunda exhalación que duraría aproximadamente unas tres horas, todo en esa casa sucedía de una manera muy lenta, siempre tan despacio que no lograba diferenciarse cuando algo empezaba y cuando terminaba, así era su vida y así era la casa, solitaria, abandonada y silenciosa desde hace ya mucho tiempo.

   Después de levantarse perezosamente de la pesada cama, estiró su espalda y lanzó un breve quejido, dio unos pasos hacia la ventana y saludó sin esperar ninguna respuesta, dio media vuelta y caminó hasta eso que llamaba ropero, abrió las cansadas puertas de roble seco y tomó la ropa que tenía resguardada ahí. (Toda su ropa olía a madera apolillada, a polvo y a libro viejo, tal vez era esa la razón por la cual la casa la quería, ella misma era una reliquia de otros tiempos, aunque hubiese nacido un par de siglos después.) Luego de tomar su ropa perfectamente doblada avanzó hasta la puerta de la habitación y delicadamente la abrió con un rechinido característico de las puertas con esa edad; se dirigió hasta el fondo del pasillo donde estaba el baño, al entrar dejó su carga sobre una silla que aun dormía tras la puerta y se dirigió al lavamanos, un producto de mármol tan viejo como la casa misma, cortésmente lanzó una sonrisa que educadamente fue contestada con una reverencia, (era algo inusual, generalmente el espejo no solía sonreír o siquiera responder alguna petición por muy solemne que fuera, tal vez hoy hubiese amanecido de mejor humor). Nadia continuó su marcha hasta el fondo donde yacía inmóvil una vieja tina ya marcada por la inclemencia el tiempo, se tomó el lujo de dejar que se llenara mientras se desvestía. Cuando la bañera rebosaba de agua ella se dejó sumergir hasta el cuello, pronto dejaría subir el agua hasta el borde de su rostro dejando sus oídos bajo el agua. Sin duda era una sensación curiosa, es como si debajo del agua ella pudiese escuchar lo que los muebles le contaban, tal vez pensaba que de esa forma tendría la capacidad de entender el lenguaje de las sombras que también habitaban la casa; algunas de ellas también suspiraban pero era más esporádico y por momentos casi inaudible, solo debajo del agua ella podía comunicarse con los demás inquilinos y siempre con la misma conversación.

~Katzenberg, 2013

~ por Katzenberg en diciembre 31, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: