“Un mundo en sus ideas”

Un Mundo en sus ideas

Breve reflexión sobre Dios y las religiones


Hoy en día es difícil discernir entre una religión y otra, sobre todo las que están emparentadas entre sí, tal es el caso de toda la rama Cristológica que se ha extendido a través de toda la era del mundo actual. Sin embargo, la vida antes de Cristo ya de por sí era muy difícil, pero considero de que era mejor; hoy en día estamos en constante actividad y normalmente terminamos exhaustos física y espiritualmente y pocas veces acudimos a la ayuda de Dios. Por supuesto no me refiero a que Él nos solucione los problemas, sino que nos de la fuerza suficiente como para hacerlo nosotros mismos, eso es algo que no todos comprenden, sentir la confianza de saber que no estamos solos en ningún momento me llena de júbilo, es una emoción de saber que haga lo que haga y vea lo que vea, Él está ahí. Por supuesto, la era actual del mundo está prácticamente dominada por la Cristología y egoístamente se ha impuesto a nivel mundial un calendario creado por los Europeos de acuerdo a sus necesidades religiosas, desde los romanos se ha considerado escribir la historia actual del mundo, siempre escrita desde el punto de vista occidental, y por ende, desde el punto de vista religioso de todo el occidente actual. Entonces es cuando yo me cuestiono si de verdad mi religión es la correcta, si mi Dios es el verdadero, ¿qué pensarán de Él al otro lado del mundo? Si mi Dios es el bueno, ¿por qué las otras religiones habrían de ser incorrectas? Es una manera lo suficientemente hipócrita de vivir, pensando que lo que uno cree es el absoluto, y la disensión entre las religiones se torna cada vez más turbia a tal grado de crear una rivalidad incluso en las que tienen un fundamento en común. ¿Por qué debemos de cerrarnos dentro de nuestras propias creencias rechazando sin tolerar el pensamiento de la persona que vive junto a nosotros, o enfrente o incluso dentro de nuestra propia casa? Y me di cuenta, que la religión finalmente está hecha por humanos y para humanos, pero ¿qué pensará Dios acerca de las religiones? Hablo de Dios en sus múltiples facetas, con sus muchos nombres dependiendo de la región o religión que se le profese, porque si algo he descubierto, es que Dios es Dios sin importar quien le rinda culto y qué tipo de culto sea, así le oren a Krishna, será lo mismo si le oran a Jesucristo o le ofrenden a Quetzalcóatl.

Todos los dioses habidos en éste mundo sirven como guía para el hombre quien les debe de rendir respeto y homenaje, pero es el hombre quien les da imagen y semejanza. Sabiendo esto, de todas las religiones que hay en este mundo y los tantos dioses, que tienen características humanas netamente, me pregunto yo ¿Cuál será la verdadera imagen de Dios? Yahvé, Anú, Visnú, Ra, Alá, Zeus, Odín, Achamán, Quetzalcóatl, Kamisama… y un número interminable de palabras para definir el nombre de Dios, sea cual sea. Pero  de nuevo ¿Cómo saber si el Dios en el que creemos es el verdadero, si todos afirman que lo son? Considero pertinente creer que cada quien debe creer en lo que más se le acomode, si bien el mundo occidental está regido por la Cristología adelante, si los orientales prefieren seguir sus tradiciones milenarias (Taoismo, Zen, Budismo, etc.) están en lo correcto. A pesar de que existan más religiones en este mundo que número real de pruebas que existen sobre Dios (más allá de solo la fe) es correcto abrir camino a cualquier ámbito de tolerancia y sobre todo respeto. Sin arias megalómanas de gritar al mundo: “mi religión es la real y todos deben creer eso”, que es usualmente lo que todos hacen, y me pregunto yo entonces: ¿Por qué no podemos vivir en un mundo libre? Sin forzar a nadie a creer en algo que no quiere o no considera correcto ¿Qué diría Dios (como persona, no como entidad sobrenatural) de los tantos nombres y atributos que se le han dado a lo largo de que la vida humana tiene conciencia? Dios es Dios, y es culpa de nosotros que haya tantas personalidad diferentes del mísmo, d elos qu le riden culto de los que solamente creemos en Él. Todo es un círculo que liga una cosa con otra ¿Por qué no aceptar, tolerar y respetar las ideas de los demás? Si creemos en Dios humano ¿Por qué no creer también el el Dios de nuestros vecinos, si finalemnte es el mismo? Sería correcto orarle a Dios en una iglesia americana que ir a orarle a algún templo budista. Pero por supuesto, todo depende del cristal con el que se mira.

~*~

Logo

inBleak

~ por Katzenberg en julio 11, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: